“Mi enfermedad estaba arruinando nuestro matrimonio”

testi-d01911
Una enfermedad degenerativa e incurable puede destruir un matrimonio. Eso es lo que estuvo a punto de suceder con Andrea Barreiro y Javier Marinkovich.

Él sufría mal de Parkinson y lo negaba: “No aceptaba el hecho de estar enfermo, le decía a mi esposa que me temblaban las manos por los nervios, pero al tiempo no se lo pude ocultar más y eso destruyó la relación”, reconoce Javier.

“Nuestro matrimonio estaba muy mal. Él no quería hacerse tratar, no aceptaba que estaba enfermo y a raíz del avance de la enfermedad, perdió trabajos y con eso la situación económica se había empezado a complicar, lo que afectaba sus nervios y empeoraba el cuadro; era un círculo vicioso”, recuerda Andrea, que empezó a buscar información sobre la enfermedad de Javier. “Tomé conciencia de la gravedad de la situación y me desesperé. Cada día que pasaba era peor, tenía que darle de comer en la boca, fue duro tener que aceptar que mi vida y la de mi esposo no iba a ser la misma; creí que nuestra vida estaba acabada”, afirma.

Javier recuerda que llegó a sentirse una carga para Andrea: “Pasé de ser su esposo a ser su hijo, mis amigos me decían que la dejara, que no podía arruinarle la vida por mi enfermedad”.

Como la medicación no funcionaba, Javier pensó en matarse, pero tenía sentimientos encontrados al respecto: “No quería perderla, pero tampoco quería condenarla a vivir así”.

La situación cambió cuando él pasó por la puerta de la Universal y entró. Javier empezó a hacer las cadenas de oración, lo orientaron y hubo cambios en su carácter: “ya no peleábamos, él estaba más tranquilo, yo le buscaba pelea y él no reaccionaba como antes. Al observarlo, las manos ya no le temblaban. Así empecé a acompañarlo a la iglesia”, cuenta Andrea.

“Hoy, Javier está curado, somos felices en el matrimonio, Dios transformó nuestra relación y su salud, fue algo maravilloso lo que sucedió en nuestra vida”, finalizan juntos.


sábado 12 de febrero 2022 | Blog Obispo Macedo

¡No basta ser fiel, hay que nacer de nuevo!

sábado 29 de febrero 2020 | Blog Obispo Macedo

Cuidado con Judas

viernes 28 de febrero 2020 | Blog Obispo Macedo

¿Cuál es su fe?

viernes 28 de febrero 2020 | Blog Obispo Macedo

Cambia la visión

jueves 27 de febrero 2020 | Blog Obispo Macedo

Misterios de la Fe 1

jueves 27 de febrero 2020 | Blog Obispo Macedo

Fe sin gracia

miércoles 26 de febrero 2020 | Blog Obispo Macedo

Secreto de la fe: sacrificio en cada conquista

miércoles 26 de febrero 2020 | Blog Obispo Macedo

La voluntad del Espíritu Santo

martes 25 de febrero 2020 | Blog Obispo Macedo

¿Por qué no haceís lo que Yo digo?



martes 2 de agosto 2016 | Historias de vida

«Fuí abandonada siendo bebé y abusada cuando era joven»

lunes 1 de febrero 2016 | Historias de vida

El Tratamiento demuestra su gran efectividad

lunes 1 de febrero 2016 | Historias de vida

“Me preguntaba qué había hecho para sufrir tanto”

lunes 1 de febrero 2016 | Historias de vida

“Creía que estaba destinada a sufrir”

lunes 1 de febrero 2016 | Historias de vida

Los especialistas tienen solución para las adicciones

lunes 1 de febrero 2016 | Historias de vida

“Mi enfermedad estaba arruinando nuestro matrimonio”

lunes 1 de febrero 2016 | Historias de vida

“Me había entregado a la depresión”

lunes 1 de febrero 2016 | Historias de vida

“Nuestra vida cambió en este lugar”

lunes 1 de febrero 2016 | Historias de vida

“Por más difícil que parezca la trasformación, es posible”

lunes 1 de febrero 2016 | Historias de vida

“Nuestra familia encontró la solución en el momento justo”